No dejes de cumplir tus objetivos…

Hace unos días escuché a una persona motivar a un grupo de vendedores diciendo que hay que tener mentalidad túnel.  Durante días me quedé pensando en esa frase: “mentalidad túnel”… “mentalidad túnel” y es que me pareció una genialidad.   Tengo muchas conversaciones con amigos o clientes guardadas en mi memoria relacionadas a esto.

“Las personas creen que tener foco está relacionado a decir que si, cuando en realidad tener foco está relacionado a muchas veces decir que NO.”

Steve Jobs

En nuestros trabajos, empresas y en casa se nos hace realmente fácil decir que si cuando en realidad ni siquiera dimensionamos a qué le estamos diciendo que si, o qué estamos poniendo en juego cuando lo hacemos.  Para lograr ser un exitoso líder, empresario o padre de familia es necesario ser bueno en decir una palabra: NO.

Este post no pretende sugerir que seamos personas que dicen que No a todo, en lo más mínimo.  El objetivo es simplemente generar conciencia de todas esas veces que nos decimos No a nosotros mismos, a nuestras metas, a nuestros sueños por decir Si a los de otros.

Cuando el tiempo aprieta y nuestros objetivos son importantes, una de las cosas que debemos hacer es decir NO a esos asuntos que no están alineados a nuestras metas y prioridades.  Si dices que Si a todo, vivirás la agenda de otros y no serás dueño de tus tiempos ni de tus logros.  Saber decir que No de manera estructurada y pensada crea oportunidades, define límites, ayuda a ponerte en control de tu destino y asegura que tus proyectos logren ver la luz del día.   ¿Qué decides?

¿Cómo puedo empezar tomar control de mis No’s?

Conoce tus No’s.  Primero necesitas identificar qué es importante para ti y qué no lo es, de esta manera tendrás claridad sobre en qué actividades invertir tu tiempo.  Si quieres aprender a decir que No con confianza y asertividad es muy importante que sepas a qué le estás diciendo que No porque sabes a qué le quieres decir Si.

Se agradecido.  Reconoce el cumplido que representa el que las personas busquen tu ayuda.  Seguramente lo hacen porque confían en ti y en tus capacidades para realizar tal o cual labor, muéstrate agradecido.  Esto no quiere decir necesariamente que te estés comprometiendo a realizar lo que te están pidiendo, estás simplemente agradeciendo la consideración.

No estás rechazando a la persona, sino el pedido.  Asegúrate de dejar esto claro.  Hazle saber que respetas y reconoces su trabajo y que el NO nada tiene que hacer con la estima profesional o personal.  Con ser además amable y correcto construyes las bases.

Explica de manera clara las razones, no ahondes en detalles.  Dependiendo de la relación que tengas con la personas tendrás que dar más o menos detalles.  La sugerencia: no des más explicación de la necesaria.

Se asertivo y resolutivo.  Algunas personas no se rinden fácilmente, es su derecho insistir y también el tuyo el mantenerte en tu posición.  Puedes ser tan firme como ellos insistentes, permítete ese derecho, siempre y cuando no descuides los puntos arriba mencionados.

Establece un No previo.  Todos tenemos esas personas que constantemente solicitan nuestra atención.  En esos casos es mejor decir que No antes que el pedido llegue.  Déjale saber a esa persona que estás muy enfocado en sacar un par de cosas adelante y que estás intentando reducir las obligaciones en otras áreas.  Si es tu jefe el que tiende a realizar estos pedidos, toma antes esta conversación y acuerden tus prioridades y cuál debería ser tu foco.  Así, cuando el pedido llegue puedes recordarle los acuerdos tomados y si insiste en realizar las acción sabrá que habrán otras cosas que tardarán un poco más de lo planeado.

Prepárate para la pérdida.  A algunos de nosotros nos cuesta mucho decir que No porque sentimos que nos perdemos oportunidades.  Decir que No siempre lleva a perderse algo, míralo no como una pérdida de oportunidad sino como un intercambio de uno por otro.  Recuerda que cuando dices que No a algo estás decidiendo decirle que Si a otra cosa que tiene mayor valor para ti.

Agarra coraje.  Si eres alguien que está acostumbrado a decir que Si, te va a costar este giro, sobre todo si la otra parte sigue insistiendo.  Seguramente sientas que no estás siendo un buen compañero o buen amigo o incluso que estás decepcionando a alguien.  Esos son los costos de poner tus propios límites y tomar control de tu vida, necesitarás valentía.

Acá una estructura recomendada por expertos, la sugerencia es adaptarla de acuerdo a la situación.  A partir de ella define con qué te sientes cómodo y natural, escribe tu propio guión.

Hola ____ ,

Gracias por tu pedido.  Aprecio honestamente tu trabajo (describir) y me siento realmente halagado que pienses en mí para esto.

En este momento debo decirte que No puedo ya que _____, sin embargo me gustaría ayudarte de otra manera o en otro momento (si se puede ofrecer una alternativa).

Tienes una gran capacidad y estoy seguro que ______ saldrá muy bien!

Comparto el video de Steve Jobs “Focusing is about saying No”, lamentablemente no está traducido, pero los subtitulos en inglés tal vez puedan ayudar.

¡Suerte con tus No’s!

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top