¿Gerencias o lideras?

Generalmente cuando escuchamos en las empresas la palabra Coach, inmediatamente la asociamos a un profesional externo a la organización a quien se contrata para intervenir algunos “casos complicados”.  Hoy este concepto está cambiando y se está buscando en el coaching una metodología para, entre otras cosas, desarrollar competencias, acelerar el crecimiento de ejecutivos y acompañar a empresas en procesos significativos de cambio.

Siendo lo anterior importante, no podemos dejar de lado que el coaching se tiene que dar como cultura viva dentro de las empresas.  Sean éstas grandes corporaciones o pequeños emprendimientos, un gerente va a ser un buen líder en la medida que sea también un buen coach.

“No puedes ser un gran líder si no eres un gran coach”

 La motivación más grande que vivimos las personas dentro de nuestros centros de labores es sentir que estamos logrando cosas que son realmente importantes para nosotros. Generalmente los individuos desmotivados son los que no encuentran una razón valiosa para ir a trabajar, un “por qué”.  ¿Lideras un equipo, tienes gente a tu cargo?  ¿Quieres un equipo motivado?  Lo primero que debes hacer es conocer los por qué de cada una de las personas de tu equipo.

Tal vez para uno su motor es su familia, para otro su madre, o para un tercero el sentido de realización profesional.  Es importante que logres entender las motivaciones personales de los miembros de tu equipo, para así poderconectarlos con la misión y objetivos de la empresa. Esto permitirá que sientan que su trabajo vale la pena, no sólo para lograr las metas de negocio, sino que también a través de éstas se dan sus realizaciones personales.

De la misma manera, ser líder coach significa dar feedback oportuno, ayudar a las personas a crecer continuamente y por sobre todo, tener canales abiertos de comunicación donde las conversaciones de coaching se den de una manera natural.

¿Qué necesitas como jefe para incorporar competencias de coaching? Acá algunas de ellas:

·      Comunícate de manera empática.  Imagínate en el lugar del otro, intentando captar lo que tu jefe dice cuando tienes mil cosas en la cabeza.  Revisa la forma como abres la comunicación. Abordas directamente a tu equipo cuando están en medio de una situación, o esperas el momento oportuno para hacerlo?  ¿Abres con una pregunta que te lleve al punto, permitiéndote escuchar atentamente o interrumpes constantemente?  ¿Cuál de las dos situaciones crees que será más efectiva?  ¿Cuál de las dos generará mayor apertura?

·      Pregunta, evita ser directivo.  Como jefe seguramente tengas mucho más experiencia en resolver situaciones y estés acostumbrado a decir cómo hacer las cosas.  No lo hagas.  Si tu objetivo es desarrollar personas acostúmbrate a devolver las preguntas y genera espacios de reflexión.  Mírate como una caja de resonancia que ayuda a pensar y a replantearse las cuestiones que la persona tiene entre manos.  Formula preguntas como:  ¿Qué opinas tú?  ¿Qué crees que sería lo adecuado?  En tu opinión, ¿cuál sería una buena manera de resolverlo? ¿Qué implicancias tendría eso?

·      Construye responsabilidad y compromiso por sus decisiones (accountability).  Si dentro de esa conversación de coaching, un miembro de tu equipo propone una solución, es importante que lo hagas responsable de la formulación e implementación del plan propuesto.  Generar responsabilidad incrementa el efecto positivo de la conversación de coaching, hace que la persona gane confianza y genera un aprendizaje para una futura situación.

Recuerda que lo más importante como líder coach es primero saber gestionarte a ti mismo.  Esto seguramente incluya incorporar mejores habilidades de cuestionamiento,  capacidad de escucha y de guardar silencio y, sobre todo, no ser reactivo.

Es importante diferenciar que gerenciar se trata de dirigir, decir, controlar, tener autoridad.  Coaching se trata de explorar, establecer relaciones de confianza, facilitar, reflexionar, generar compromisos de largo plazo.  Es en la combinación de éstas y de saber identificar en qué situaciones coachear y en qué situaciones dirigir donde un gerente se convierte en un gran líder.  ¿Aceptas el reto?

One comment

  • Reto aceptado!!! he apuntado las preguntas ¿que opinas tu? ¿que crees que sería lo adecuado? muchas veces cuesta, no sólo por el líder sino que las personas están acostumbradas también a que les den una ruta pautada y cuando no se las das sienten un vacío que de pronto evidencian con pequeñas frustraciones.
    Me encanta la parte de construir responsabilidad y a través de eso confianza.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top