Cuida tus pensamientos, ellos definirán tu destino

¿Cuántas veces sucede que te atrapas con pensamientos negativos y repetitivos sobre algo?  ¿Tomas conciencia de ello?

Rara vez nos damos cuenta que somos lo que pensamos.  Nuestros pensamientos dirigen nuestra vida y hace que la veamos de una o otra manera y que actuemos en consecuencia.  Sin duda uno de los mayores retos que tenemos al empezar el día es escoger “los pensamientos correctos”, que nos lleven a donde queremos llegar.

Cuida tus pensamientos,  porque se convertirán en tus palabras

Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos

Cuida tus actos porque se convertirán en tus hábitos

Cuida tus hábitos porque se convertirán en tu DESTINO.

Proverbio chino

Muy a menudo en las conversaciones de coaching sucede que los clientes encuentran que esos grandes problemas y retos a los que se enfrentan están respaldados por pensamientos (negativos) que no paran, que los acompañan sin descanso, que están como un lorito parado en el hombro repitiéndose y que acompañan la situación.  ¿Qué tan grande quieres que sea ese loro?  Tal vez cargas con un papagayo al hombro?  Todos tenemos nuestros loros internos, es casi inevitable no tenerlos, pero depende de nosotros dejarlos de tamaño colibrí o hacer que se conviertan en gigantes, obstaculizando y haciendo inmenso cualquier reto que tengamos al frente.  ¿Cómo están siendo tus conversaciones internas?  ¿De qué manera te ayudan a avanzar o, por el contrario, te frenan y ponen límites a tus metas?  ¿Cómo quisieras que sean?

Marco Aurelio, emperador y filósofo lo dijo maravillosamente: “Nuestra vida es lo que nuestros pensamientos hacen de ella”.  Si pensamos cosas alegres, estamos alegres. Si pensamos cosas tristes, estamos tristes. Si pensamos que estamos enfermos, estaremos enfermos. Si pensamos de manera positiva, somos positivos. Si lo hacemos de manera negativa, somos negativos. Si sonreímos a alguien muy probablemente nos devolverá una sonrisa.  La vida no es lo que nos pasa, sino lo que pensamos sobre lo que nos pasa y sobre todo, lo que hacemos con lo que nos pasa.

De la misma manera, nuestros pensamientos se vuelven palabras, y muchas veces le restamos importancia a lo que sale de nosotros.  Nuestras palabras generan realidades, impactan en nuestro mundo y en el mundo de quienes nos rodean. Las palabras son los símbolos que comunican lo que está sucediendo en nuestro mundo interior.  ¿Que es lo que estás comunicando? Esa forma de comunicarte, ¿te está ayudando?

Nuestras palabras generan acción.  Las palabras tienen la enorme capacidad de generar amor, motivación, esperanza; o por el contrario, resentimiento, odio, apatía.  Nuestras palabras pueden lograr que realicemos cosas que en algún momento pensamos imposibles, o pueden hundirnos en el más absoluto letargo.

Los pensamientos generan palabras y las palabras generan acción.  Ponle especial cuidado a lo que piensas y mantente alerta a tus palabras porque ellas generarán la acción que deseas y también la que no deseas.

Les dejo un video bastante gracioso relacionado al loro interno que todos tenemos.  ¿Quieres tener un colibrí o un papagayo al hombro? … ¡Depende de ti!

2 comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top