¿Te olvidaste de tus sueños?

¿Con qué soñabas cuando niño? ¿Qué es lo que te emociona con tan sólo pensarlo? ¿O es que ya no lo recuerdas? ¿Es que la vida de adulto y las responsabilidades te han hecho olvidarlo?  ¿En qué momento renunciaste a tus sueños?  ¿Cuándo pensaste que eran imposibles, que no podías o que era demasiado tarde?

¿Te has hecho últimamente estas preguntas?

Sucede más de lo que quisiéramos que empezamos nuestra vida profesional llenos de entusiasmo y ganas, luego vamos adquiriendo responsabilidades, formando familia, haciéndonos adultos y nos olvidamos de nuestros sueños, de nuestra pasión.  Navegamos en el conocido territorio de la zona cómoda, de pagar las cuentas y nos desconectamos de nuestras ganas, de nuestra motivación, de nuestra energía.

Vivir la pasión por lo que hacemos logra hacernos destacar del resto, nos pone por encima de la mediocridad y de la apatía casi sin darnos cuenta.  Cuando trabajamos en lo que nos gusta el tiempo pasa sin percibirlo, una reunión de trabajo puede suceder en un abrir y cerrar de ojos y la solución a problemas las encontramos de manera muy intuitiva.  Cuando estamos haciendo un trabajo a desgana las horas se hacen eternas, los problemas se vuelven inmensos y somos incapaces de trabajar en equipo o producir resultados exitosos.

La pasión es un gran movilizador de energía.  Cuando estás apasionado aunque las metas no suenen lógicas las cumples, puede que sean imposibles, pero igual las logras.  Eres capaz de ser un buen líder, el trabajo en equipo se da de forma casi natural y los objetivos de uno se vuelven objetivos de todos.

Cuál es tu propósito en la vida?  ¿Estás viviendo la vida que quieres para ti?  Encontrar tu propósito te hará conectar con tu pasión.  Tal vez tu propósito, tu sueño es formar una empresa en determinado rubro.  Quizá tu propósito está en añadir valor al mundo corporativo, marcar una diferencia.  Es importante que lo definas ya que eso marcará las ganas con que vivirás tu vida.  No basta saber lo que no queremos, es nuestra responsabilidad definir lo que queremos para nosotros.  ¿No lo sabes? Haz de ello una responsabilidad, una meta primordial.

La vida nos presenta constantemente oportunidades, decisiones, caminos cruzados.  Si tienes claridad sobre lo que quieres estarás en capacidad de identificar las oportunidades y tomarlas.  No dejes atrás tus sueños porque ya es muy tarde o porque crees que no puedes.  Te aseguro que siempre que lo quieras podrás armar un plan para llegar a ellos.

Te dejo un video un poco irreverente, duro y a la vez real para muchos.   Lo vi hace un tiempo y me pareció muy bueno.  Espero te guste y si el post te parece de utilidad te invito a que lo compartas.

¡Que tengas una buena semana!

One comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top