Me ascendieron… ¿y ahora? (PARTE II)

Te has ganado el voto de confianza de tu jefe y de tu organización, lograste el ascenso esperado o la contratación deseada.  Luego de la merecida celebración – y aunque muy pocos lo hacen- es el momento donde debiera empezar la etapa de autoevaluación.  ¿Cuáles son tus fortalezas?  ¿Cuáles tus áreas de oportunidad?  ¿Cuáles son esas competencias con las que cuentas que son transferibles a cualquier otro puesto? ¿Cuáles esos hábitos que limitan tu desarrollo?

Existen algunas competencias que son transferibles, es decir deseables para posiciones de practicantes hasta incluso gerentes generales.  Es importante que evalués cómo te puntúas en ellas y en cuáles requieres trabajar.  Habilidades como comunicación, pensamiento adaptativo y solución de problemas, organización de proyectos, manejo del tiempo, habilidades interpersonales y trabajo en equipo son algunas de ellas.  Busca cuáles son tus fortalezas, define en qué aspectos requieres trabajar y desarrolla tu plan de acción.  Existen también muchas otras competencias importantes en cualquier puesto de trabajo, reúnete con tu jefe inmediato y/o área de recursos humanos para tener claridad sobre lo que se espera de ti.

Adicionalmente, es importante que te mantengas actualizado dentro de tu área de experiencia y que adquieras otros conocimientos que puedan impulsar tu carrera.  Hoy existen infinitas opciones para todos los presupuestos, incluso siendo presenciales o vía web.  Evalúa cuáles son esas cualidades que necesitas fortalecer e inscríbete en un diplomado, taller o seminario.  Si estás en el área de marketing y entender balances financieros puede ayudar en tu carrera, hoy tienes alternativas de cursos cortos de contabilidad para no contadores, y así muchas otras opciones.

Otra muy buena recomendación, conocida entre grandes líderes del mundo es buscar a un mentor.  Averigua si tu empresa cuenta con un programa de mentoring establecido, de lo contrario búscate uno.  Un mentor es una persona que admiras y que ha recorrido tu camino de manera exitosa.  Sin duda contar con el consejo y sabiduría de una persona que ha transitado la ruta puede ayudarte de maneras inimaginables.  Si esto se te hace difícil, busca una persona a modelar y estudia sus comportamientos, decisiones, formas.  No es lo mismo que un mentor, pero también te va a servir.

Existe también la opción de realizar un assessment profesional.  En el pasado éste sólo existía a través del área de recursos humanos de las organizaciones, hoy cuentas con muchas empresas de coaching que realizan assessments a personas particulares y que a través de distintas herramientas como el modelo SixSeconds o el DISC (éste último personalmente me ayudó mucho) pueden darte mucha claridad sobre tus fortalezas y áreas de oportunidad a trabajar.  La inversión bien vale la pena dada la información que puedes obtener.

Como ves, hay muchas maneras de fortalecer y desarrollar tus competencias.  Antes se consideraba una tarea y obligación del área de recursos humanos, hoy el único responsable de tu destino profesional eres tú.  Sé proactivo, busca oportunidades dentro de tu empresa y fuera de ella, puede que te sorprendas de lo que encuentres.

virnavitteri.com

Tags

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top