¡Me quiero ir!

En abril de este año la prestigiosa encuestadora Gallup, reconocida por un método que permite mantener al mínimo el nivel de parcialidad, reveló los resultados de un reciente estudio llevado a cabo a 7,200 adultos.  Éstos demuestran lo que de alguna manera sabíamos pero que hoy está respaldado por las estadísticas:

Los trabajadores renuncian a sus jefes y no a las empresas.

Este estudio demostró que casi la mitad de los trabajadores han renunciado o están renunciando a la empresa debido a sus jefes.  Dentro de los principales hallazgos uno de los más representativos es que los colaboradores desean sentir un espacio abierto de comunicación con sus jefes.  Los jefes que mantienen reuniones periódicas con sus trabajadores logran que éstos se encuentren 3 veces más propensos a sentirse entusiasmados y comprometidos con las metas de la organización.  Por el contrario, jefes alejados de las personas hacen que éstas se desmotiven y eventualmente busquen un cambio.  Los trabajadores reportaron también que quisieran estar en contacto con sus jefes de manera diaria, y además no sólo hablar de metas de venta u objetivos y avances del área sino que también sus jefes estén interesados en sus vidas. Lograr este tipo de relación produce un vínculo de confianza que genera una potente relación jefe-subordinado.  Más de la mitad de los trabajadores —54%— que se mostraron más de acuerdo con la declaración “Siento que puedo acercarme a mi jefe con cualquier tipo de pregunta”, están involucrados y comprometidos activamente en su tarea. Esta proporción se derrumba a 24% cuando no se dan estas condiciones de confianza.

Otro aspecto a resaltar en este estudio fue el establecimiento de metas.  Los trabajadores solicitan claridad en lo que se espera de ellos y el estudio demostró que sienten recibir muy poca guía y precisión de expectativas.  12% estuvo de acuerdo en que sus jefes los ayudaban a establecer metas y prioridades.  Ese mismo 12% declaró ser más feliz en su trabajo en comparación con aquellos que declararon que sus jefes no los asistían en fijar objetivos.

De la misma manera “accountability” resultó uno de los elementos más esperados en un jefe.  En este contexto, accountability entendido como una medida de gestión justa y equitativa para todos.   La encuesta evidenció que los trabajadores esperan ser responsables de su gestión y que todos sean medidos con los mismos estándares y sin favoritismos.

Sorprendemente Gallup también descubrió que 3 de cada 10 jefes tienen el talento natural o el potencial coacheable para llegar a ser grandes gerentes-líderesLa firma dice que ese tipo de jefes motivan a sus empleados, crean una cultura de rendición de cuentas (accountability), construyen relaciones de confianza, y toman decisiones con información y sin sesgo, para el bien de su equipo y la empresa.

Con esta información y considerando que tienes equipos de personas a tu cargo cabe la siguiente reflexión:  ¿Dónde me encuentro yo como líder?  ¿Qué me falta para lograr ser un líder que inspire y motive a mi equipo?   Finalmente:

“Si caminas solo irás más rápido, si caminas acompañado llegarás más lejos”.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top